03 de desembre 2009

Heredias y Castros


SANT BOI.- La reyerta del barrio de Camps Blancs de Sant Boi por la que murieron tres personas de etnia gitana - dos por arma de fuego el viernes y otra por un navajazo mortal en el abdomen el sábado-ha provocado un éxodo de un centenar de vecinos, todos miembros del clan de los Heredia, al que pertenecía el supuesto autor de los disparos que acabaron con la vida de dos miembros del clan de los Castro, un pastor evangelista y su hijo. Lo explicó ayer el alcalde de Sant Boi, Jaume Bosch, quien añadió que la reyerta se produjo en el transcurso de la celebración de un compromiso entre los dos clanes rivales. Una boda que los iba a unir después de décadas de enfrentamiento. Pero en la celebración aparecieron viejas rencillas que acabaron en una pelea mortal. "Una historia como la de Romeo y Julieta, de dos familias rivales", manifestó Bosch. El primer edil manifestó que a pesar de lo sucedido - los homicidios y el incendio de dos viviendas-las cosas están más tranquilas en el barrio después de la huida de los Heredia que ocupaban una veintena de pisos, también los dos incendiados, como informó ayer La Vanguardia....

3 comentaris:

Anònim ha dit...

Que fort...

Sempre hi haurà Romeus i Julietes disposats a estimar-se per sobre de tot. Llàstima que les coses hagin d'acabar així...

Per l'amor incondicional i etern.

Prisamata ha dit...

Veo que ya hay gerundio.

sylvia ha dit...

Per això, Shakespeare mai morirà...